Sindicalisme

Guía legal para la huelga de alquileres

Nuestra guía legal para la huelga de alquileres

Desde el 23 de marzo (2020) llevamos asesorando a personas interesadas en nuestra convocatoria de Huelga de Alquileres. Entre la FAGC y el SIGC ya superamos más de 600 asesorías, muchas veces desde otros puntos del Estado, que afectan a una media de 1.800 personas. La Comisión Jurídica del Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria, en un esfuerzo descomunal y sin precedentes, ha ido compilando las dudas más frecuentes, la principal jurisprudencia al respecto, toda la información actualizada del último RD 11/2020, y ha elaborado un potente dossier que trata de servir de guía para que las huelguistas, y en general cualquier inquilina, pueda estar informada sobre las consecuencias legales de la huelga y en general sobre sus derechos como arrendataria. En unos días compartiremos este mismo documento en formato de fichas individualizadas, divididas por colores según temática, para facilitar su divulgación.

Dudas frecuentes SIGC (PDF)

Dudas frecuentes SIGC (Imágenes JPG)

HUELGA EN EL DISTRITO 24 DE LA CARTERÍA DE BARCELONA.

L@s compañer@s del distrito 24 de la cartería de Barcelona, hart@s de la falta de cobertura de las secciones vacantes, de la aplicación del plan de cobertura, de la sobrecarga de trabajo y de las arbitrariedades de la jefatura, han dicho BASTA.

Desde el martes 28 de enero el 80% de la cartería está secundando la huelga indefinida convocada para las 3 primeras horas de la jornada. Por el momento ya se ha conseguido la cobertura total de las secciones con contratación eventual, pero dado que dicha contratación finaliza el 31 de enero, l@s compañer@s mantienen la convocatoria a expensas de que el 3 de febrero la totalidad de las secciones de reparto estén cubiertas mediante el adecuado sistema de provisión de puestos de trabajo.

Desde CGT somos conocedoras de que esta situación es la misma en un buen número de distritos de la cartería, así como de localidades de la provincia de Barcelona. Aplaudimos y apoyamos, con todos los recursos de este Sindicato, la que consideramos una respuesta firme, solidaria y coordinada. Nuestr@s compañer@s del distrito 24 con esta huelga no sólo están defendiendo sus condiciones laborales, también las de l@s trabajador@s eventuales, sometid@s a la más absoluta de las precariedades,  dejando patente que no hay otra manera: o con la patronal o con la clase obrera.

POR LA COBERTURA DE TODAS LAS SECCIONES,

¡UN BARRIO, UN CARTER@!

Hacia la huelga general del 30 de enero en Euskal Herria.

Los sindicatos ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde, Hiru, CNT y organizaciones juveniles, feministas, ecologistas y de pensionistas convocan a sus 200.000 militantes y al conjunto de la clase trabajadora a una huelga general ofensiva sobre “pensiones, salarios y vida digna”. SINDIKALAGENDA : Urtarrilaren 28tik aurrera

https://www.elsaltodiario.com/lanaren_ekonomia/hacia-la-huelga-general-del-30-de-enero-en-euskal-herria

La Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria convoca el próximo 30 de enero huelga general en las comunidades autónomas del País Vasco y Navarra bajo la consigna “pensiones, salarios y vida digna”. La plataforma agrupa a los sindicatos ELA, LAB, ESK, Steilas, EHNE, Etxalde e Hiru, así como movimientos sociales impulsados por organizaciones juveniles, feministas, ecologistas o de pensionistas. A esta huelga también se adhiere el sindicato CNT. Todas estas organizaciones sindicales y movimientos sociales agrupan y representan a por lo menos 200.000 militantes en Euskal Herria.

“La huelga debe entenderse en clave ofensiva, va más allá de las anteriores huelgas generales que solo buscaban aplacar reformas neoliberales”

La convocatoria de huelga se anunció el pasado 23 de octubre de 2019, es decir mucho antes que estuviera conformado ningún gobierno en el estado, ni tan solo celebradas las últimas elecciones. Por lo tanto, la huelga debe entenderse en clave ofensiva, pues va más allá de las dinámicas de las anteriores huelgas generales en el Estado que solo buscaban aplacar reformas neoliberales. Esta vez, la tenacidad del movimiento de pensionistas ha sido el motor de la mayoría sindical y militancia social vasca, uniendo las diferentes reivindicaciones bajo un marco común determinado: impulsar un cambio de política económica para la redistribución de renta y riqueza, así como una defensa firme de la igualdad de género y sostenibilidad de las condiciones de trabajo y vida. Quizás sea el hecho de que esta huelga no espera a que los gobiernos de turno decidan cuál es el rumbo que nuestra sociedad debe seguir lo que ha generado mayor crispación y rechazo entre ciertos actores sociales. Entender el programa y su trascendencia es necesario para disipar cualquier duda al respecto.

LANAREN EKONOMIA : BILBO HIRIA, HORDAGO ETA ARGIA ELKARLANEAN. IRRATI SAIOA HEMEN 

Audio Player

¿QUÉ SE DEFIENDE CON LA HUELGA GENERAL?

Las reivindicaciones tienen como objetivo configurar un marco vasco de relaciones laborales y de protección social más garantista, en tanto en cuanto es en este territorio donde los movimientos reivindicativos nacen y al cual buscan establecer una serie de políticas transformadoras concretas.

Las reivindicaciones principales en el ámbito laboral se centran en: (i) conseguir un salario mínimo de 1.200 euros mensuales; (ii) rebajar la jornada laboral máxima a las 35 horas semanales y elevar la mínima a 20 horas en contratos parciales; (iii) garantizar la subrogación en el empleo subcontratado; (iv) reducir la precariedad a través de medidas reales contra la brecha salarial, la salud laboral o los contratos temporales; y (v) reformar el Estatuto de Trabajadores para garantizar la ultraactividad indefinida de los convenios y la prioridad aplicativa territorial sobre los estatales, permitiendo solo mejorar las condiciones en los ámbitos inferiores. Todas estas reivindicaciones van dirigidas tanto a las patronales Confebask y CEN, como a los gobiernos vasco, de navarra y del estado en tanto pueden aplicarlo en sus propios ámbitos de gestión.

La Carta de Derechos Sociales también trata los problemas relacionados con las pensiones y las políticas de redistribución de la riqueza. En relación a las pensiones, por ahora de competencia estatal, se plantea: (i) volver a la edad de jubilación de 65 años; (ii) tomar los últimos 15 años para el cálculo, previo a la reforma de 2011; (iii) subirlas al menos con el IPC anualmente; y (iv) establecer una pensión mínima de 1.080 euros, pudiendo los gobiernos vasco y de navarra complementar las pensiones mínimas cuando sea necesario. Para estos gobiernos concretamente se dirigen las reivindicaciones en torno a las rentas de garantía y cobertura universal de las personas en situación de dependencia, pidiendo que la RGI y RG: (i) se sitúen en el 100% del SMI; (ii) con un aumento del 50% del SMI para el caso de las unidades convencionales de dos personas y de un 50% adicional para las de 3 o más componentes.

Todas estas reivindicaciones lo han sido también de la izquierda parlamentaria vasca en los últimos años, objetivos tanto para el sector privado, como para el sector público y subcontratado, mientras las patronales y gobiernos vasco, navarro o español se han opuesto sistemáticamente a ellas. Una aplicación de todas estas medidas, no solamente supondría una mejora importante en las condiciones de trabajo y vida de las personas trabajadoras y pensionistas en los territorios dónde se convoca la huelga, sino que también establecen unos objetivos de lucha de referencia a corto plazo imprescindibles para otros territorios del estado. El objetivo pues, no es dividir, sino aunar fuerzas bajo marcos de referencia comunes más ambiciosos.

Defender salarios dignos, en sentido amplio, es imprescindible para reconocer socialmente el trabajo de las personas, si no, un trabajo mal pagado reproduce la precariedad laboral y abandona a muchas personas al ostracismo y esclavitud por unos pocos euros.

“La huelga general interpela directamente a las patronales Confebask y CEN para la firma de un Acuerdo Interprofesional de materias concretas con aplicación obligatoria”

Así, las organizaciones convocantes presentan sus reivindicaciones a los diferentes gobiernos en función de las diferentes competencias que poseen sobre el territorio para influir directamente en ellas. La única forma de gobierno contra el cual esta movilización no ha concretado ninguna reivindicación ha sido la Unión Europea. Además, en cuanto a las partes destinatarias, la movilización interpela directamente a las patronales Confebask y CEN para la firma de un Acuerdo Interprofesional de materias concretas con aplicación obligatoria, a diferencia de los acuerdos derivados del diálogo social para la negociación colectiva que no lo son, y que supla la imposibilidad legislativa vasca en el sector privado en cuatro puntos importantes: (i) salario mínimo de 1.200 euros, (ii) jornada de 35 horas y mínima de 20 horas a tiempo parcial, (iii) derecho de subrogación para el personal de las subcontratas y (iv) medidas concretas para acabar con la brecha salarial que sufren las mujeres.

RENOVACIÓN SINDICAL A TRAVÉS DE LA HUELGA GENERAL

La huelga general no solamente plantea elementos novedosos, de renovación sindical en los contenidos reivindicados con la incorporación y la defensa de los salarios en todas sus dimensiones incluidas las pensiones, sino también con la incorporación al proceso organizativo de movimientos pensionistas, feministas y juveniles, profundizando dicha alianza impulsada en las anteriores seis huelgas generales convocadas en contexto de crisis económica del ciclo 2009-2013, las huelgas feministas de 2018 y 2019 o la reciente huelga del sector del metal de Bizkaia en 2019. El ciclo de huelgas generales post-crisis abierto por las huelgas feministas y en defensa del clima, trasciende la división sindicatos / movimientos sociales profundizando la alianza entre las diferentes organizaciones y sensibilidades, crucial a la hora de establecer movimientos contra-hegémonicos con implante social. Por ejemplo, para esta huelga general se han creado más de 170 comités de huelga en pueblos y ciudades del país, cómo en los barrios de las principales capitales – Bilbo, Gasteiz, Donosti e Iruña – y en los principales pueblos y ciudades de las comarcas, con el objetivo de realizar los preparativos para la jornada de huelga y difundir la misma por todo el territorio. De la misma manera, las organizaciones sindicales han realizado sucesivas reuniones con sus militancias para impulsar la huelga, llegando a adherirse a la misma más de 1.500 empresas y administraciones.

Es importante subrayar que esta huelga general ha recibido múltiples apoyos de organizaciones sindicales y sociales fuera del ámbito vasco de convocatoria, generando a su vez una dinámica de oportunidad de trabajo sindical en común y movilización de apoyo a las reivindicaciones planteadas en Euskal Herria.

Es el caso de Catalunya dónde los sindicatos CGT, CNT, Solidaridad Obrera, COS, IAC y Cobas que agrupan decenas de miles de militantes, han llamado a iniciar un ciclo de lucha en común empezando con el apoyo a esta huelga general, promoviendo diferentes acciones y manifestaciones en varias ciudades catalanas. También en otras ciudades del estado se han convocado concentraciones y manifestaciones de apoyo con participación del movimiento de pensionistas, como en Pais Valencià -València- (Intersindical, CGT, CNT), Galicia (CIG), Aragón -Zaragoza- (OSTA, CGT, CNT), Asturies -Oviedo y Gijón- (CSI, CGT, SUATEA, CNT), Andalucía -Sevilla, Granada, Málaga- (SAT, CGT, CNT, USTEA, Cobas y partidos de izquierdas) o Madrid (Plataformas de pensionistas, CGT, CNT, Solidaridad Obrera, Cobas y partidos de izquierdas). Además, alrededor de 200 militantes sindicales de diferentes organizaciones de todo el estado han firmado un manifiesto promovido por la plataforma “Sindicalistas de Izquierda” en apoyo a esta huelga general.

“Esta convocatoria de huelga general ha generado una dura oposición por parte del poder económico y político vascos”

Esta convocatoria de huelga general ha generado una dura oposición por parte del poder económico y político vascos, aunque también por parte de organizaciones que supuestamente defienden los objetivos y plataforma reivindicativa planteada. Esta huelga general marca una línea de acción diferenciada entre, por una parte, un sindicalismo de contrapoder con la capacidad de transformación necesaria en los contextos actuales y, por otra parte, otro sindicalismo de concertación y dialogo social subyugado a la política sistémica. La diferencia entre una política económica del trabajo frente a la política económica del capital.

¡FRENEMOS EL EMBATE CAPITALISTA CONTRA NUESTRA CLASE! ¡ORGANICEMOS LA REVUELTA Y LA HUELGA GENERAL!

¡No se aguanta más así!

Luego de las P.A.S.O., donde quedó de manifiesto cuáles serán las manos que dirigirán el estado en el próximo periodo, el movimiento de mercado no se hizo esperar, la corrida bancaria no comenzó el lunes por la mañana cuando el dólar se asentó en 60 pesos, comenzó pasadas las diez cuando apenas daban un porcentaje menor al 50% del escrutinio. La venta de dólares en internet se disparó, anunciando que el resultado electoral era irreversible, lo cual nos deja en un panorama bastante crítico, pues sabemos que lo que queda de gobierno será una constante degradación de nuestro salario, con algunos ajustes y la imprevisibilidad económica que genera la inflación galopante que golpea nuestros bolsillos.  Aunque cambie de color el estado, el FMI buscará llevar a cabo su plan de ajuste, y quien esté en el gobierno tendrá que llevar adelante más ajustes y reformas tanto provisionales como laborales que estarán en contra de los intereses de lxs trabajadorxs, porque la situación internacional así lo amerita, pues el contexto de crisis y ajuste se viene dando a lo largo y ancho del mundo capitalista,  busca cada vez más la precarización laboral, y la adaptación al capitalismo de plataformas.

Ahora, deslegitimado y sin ninguna credibilidad, ni con el pueblo trabajador ni con sus socios en el saqueo, el gobierno intenta una especie de “compensación” irrisoria por la devaluación que comenzó el lunes, pero ni piensan en compensar la destrucción que llevaron a cabo, desde hace cuatro años y sin pausa, de nuestros salarios, nuestros trabajos y nuestras vidas.

La pasividad nos acorrala

Mientras en el seno del peronismo se saborea un nuevo mandato del cual no tenemos esperanza alguna, pues recordamos como lograron imponer la Ley Antiterrorista, o sus alianzas estratégicas con la siempre servil burocracia sindical, la clase trabajadora sigue sufriendo las consecuencias de cada gobierno de turno.

Estos meses seguiremos enfrentándonos a un gobierno saliente que se esmera por saquearnos hasta el último centavo de nuestro bolsillo y seremos víctimas de un peronismo entrante que solo espera sentarse en el sillón en diciembre, negando su parte de responsabilidad en la crisis actual, pues siendo “oposición” han votado convenientemente leyes al macrismo. Es responsabilidad de ellxs haber mantenido la gobernabilidad para que el gobierno lleve a cabo cada una de sus medidas en contra del pueblo, restándoles poder adquisitivo a nuestros salarios y quitándonos nuestros derechos.  Ahora dirigiéndose con un discurso paternalista y conciliador diciendo que ya no hay grieta, como lo dijo Alberto Fernández, buscan la conciliación de clases característica del peronismo, incluso llamando a no salir a las calles para no caer en la provocación por parte de los poderosos.

 

No es el momento para ellos, es el momento para nosotres

En estos cuatro años podríamos mencionar varios momentos en donde supimos estar de pie en los momentos determinantes, sin el apoyo de las burocracias de los sindicatos y las centrales obreras; cabe mencionar las extensas jornadas de diciembre donde hubo una resistencia muy importante contra la reforma previsional, en la cual mientras éramos reprimidos por policía y gendarmería la burocracia de la CGT boicoteaba su propio paro, y en cada resistencia ante cierres de fábricas, despidos, y suspensiones, incluso un gran momento cuando lxs trabajadorxs exigieron una fecha de Paro Nacional en 2017 después de varios discursos donde el triunviro de la CGT solo amenazaba sin concretar nada. Hemos demostrado como clase que sabemos construir solidaridad, incluso frente a medidas absurdas de la CGT y demás sindicatos no combativos, llamando a paros domingueros que no buscaban hacer ruido dentro de las esferas del gobierno, sino más bien fueron pactados para no entorpecer la gobernabilidad.

Hacia un horizonte conocido

Casi 20 años nos separan del último momento más álgido de la historia de la clase trabajadora. El liberalismo menemista había dejado como saldo una desocupación del 22,7% y al calor de las asambleas en fábricas y barrios se empezaba a gestar un movimiento que veía en la asamblea y la acción directa, el camino de presión social, que llevó a la renuncia del entonces presidente Fernando de la Rúa, e impulsara un verdadero cambio social.

Hoy más que nunca debemos recuperar ese espíritu asambleario y de acción directa, para desde la base, presionar y abonar la tierra para que lleguemos a medidas de impacto, asambleas convocadas en busca de paros generales, huelga y manifestaciones. Podemos manifestar la necesidad de una salida real y sin representantes burócratas ante este incendio del país, que crece momento a momento en el juego capitalista, con la mirada puesta en el futuro que se viene, en el que se llevarán a cabo reformas laborales, más aumentos de los precios y tarifazos. Es necesario dejar en claro que existen fuerzas que sentimos que no podemos esperar que se vaya en diciembre, sino que la salida debe ser inminente y seguida de un verdadero cambio social que permita que el pueblo trabajador sea partícipe directo de su presente y artífice de su futuro, un futuro libre de la casta parasitaria que nos manipula, nos explota y nos oprime.

¡PARA ECHAR A MACRI SALGAMOS A LAS CALLES!

¡PARA FRENAR LOS TARIFAZOS Y AUMENTOS, ORGANIZACIÓN DE LXS TRABAJADORXS SIN PARTIDOS NI DIRIGENTES!

¡PARA UN NUEVO “QUE SE VAYAN TODOS”, HUELGA GENERAL!

Consejo Federal, 14-08-19

FORA-CIT

Precariedad laboral y violencia patriarcal: la parte no vista del espectáculo.

Como ya sabemos la autoridad se presenta de diversas formas en este sistema y, de las distintas redes dominación, obtiene un beneficio que favorece la estructuración del Estado y el capitalismo. Una de estas formas de dominación es el patriarcado en el cuál se establece una división de la población en base a un género impuesto y los roles y patrones de comportamiento asociados al mismo. De manera que así se puede obtener tanto beneficios de mercado como una mayor subordinación de la población al poder y a su vez un favorecimiento de la división del trabajo asalariado (aun que la capacidad de absorción de luchas por parte del poder ha logrado generar la imagen contraria de manera sutil).
El patriarcado permite la división del mundo en espacios masculinos y espacios femeninos, algo muy notorio en el ámbito laboral, por ejemplo, los puestos asociados a los cuidados, lo estético y organizativo se asocia al ámbito femenino mientras que los puestos que requieren de fuerza, maña o acción están asociados al ámbito masculino. Esta división viene predeterminada por los roles de género impuestos de manera que aunque puedan haber hombres o mujeres mezclados en estos espacios siempre hay una predominancia de unos u otros en función del espacio al que hagamos referencia.
En el mundo de los escenarios se observa una predominancia masculina sobretodo en puestos como; auxiliar de carga y descarga, riggers, técnicos… lo que da lugar a que este tipo de trabajos que ya son hostiles persé se le sume toda la carga patriarcal de manera que las mujeres en este sector no solo somos ninguneadas por la patronal, si no que además, somos ninguneadas por nuestros propios compañeros.
¿Cómo se manifiesta la violencia patriarcal en nuestros puestos de trabajo?
En primer lugar se tiende a considerar que las mujeres son menos aptas para el puesto de auxiliar de carga y descarga por lo que en diversas ocasiones los jefes en caso de necesitar cargas y descargas para otros puestos como son: camerinos, catering, limpieza… tienden a destinar a las mujeres de la plantilla. Muchas personas considerareis esto como una ventaja porque te libra de realizar uno de los trabajos que requiere más esfuerzo físico, sin embargo, no se tiene en cuenta que a parte de estar minusvalorando nuestras capacidades por el hecho de ser mujeres influye negativamente a la hora de trabajar más a menudo pues implica que en “estas listas opacas de llamadas para trabajar” no seas una de las personas que suelan llamar de manera más constante.
Como hemos mencionado anteriormente este ninguneo no solo viene dado por los jefes, si no que nuestros propios compañeros, muchos de ellos de manera inconsciente, nos hacen de menos, por ejemplo, muchos de de ellos consideran que tener a una o varias mujeres en su cuadrilla implica que haya una descompensación a la hora de llevar a cabo el trabajo; sin tener en cuenta la experiencia, fuerza o maña que pueda tener la propia compañera. También es muy común que el paternalismo esté presente durante la jornada de manera que en diversas ocasiones te encuentras con compañeros que debe ser que les apetece trabajar el doble y te quitan el trabajo que estés realizando para realizarlo ellos o inclusive gente que entra nueva en la plantilla pero que considera que por el hecho de ser hombre tiene más conocimiento y, por tanto, debe explicarte como realizar la tarea que a lo mejor llevas cinco años realizando.
También trabajadores que ocupan puestos superiores a los de auxiliar de carga y descarga, pero que no dejan de ser compañeros, tienden a considerar que las mujeres desempeñan el trabajo de peor manera… podemos destacar una experiencia de 4 compañeras de una cuadrilla que en el montaje de un festival recibieron por parte de los técnicos comentarios del tipo “no se para que estáis aquí” y otro respondiendo “bueno sí para alegrar las vistas”. Todo ello sumado a la precariedad que lleva implícita este tipo de empleos se le suma un mayor grado de hostilidad lo que genera, dicho por muchas de las compañeras, que hagan un mayor sobreesfuerzo para demostrar que están al mismo nivel que los compañeros restantes. Además diversas compañeras en ocasiones han vivido situaciones de acoso por parte de los empleados de seguridad. Y han recibido broncas por errores que han sido cometidos por toda la cuadrilla pero sus superiores aun mantienen esa mentalidad proveniente del patriarcado de que el grupo está descompensado.
Como trabajadoras y muchas de nosotras anarquistas estamos hartas de que al ninguneo que se da por parte de la empresa y la patronal se le sume a su vez el ninguneo por el mero hecho de ser mujer. Estamos hartas de tener que considerar un golpe de suerte que nos toquen compañeros que nos traten como iguales (cuando eso debería ser lo normal) y por supuesto estamos hartas de vivir comentarios y situaciones de acoso por parte de compañeros o superiores.
Para poder luchar contra la precariedad y esclavitud del trabajo asalariado debemos tener en cuenta las situaciones que viven nuestros compas y bajo ningún concepto callarnos.
Dejémoslo bien claro nuestra lucha es contra toda forma de poder y dominación , nuestro objetivo no es que juntos seamos más eficientes en nuestros puestos de trabajo… pero consideramos una clara necesidad cuestionar la autoridad en todas su formas de manifestarse.
CONTRA EL ESTADO , PATRIARCADO Y TODA AUTORIDAD
Mira també:
https://detrasdelescenario.home.blog

Justicia para Lily, respeto para sus compañeras, respeto para el secreto de sumario.

Nosotras, compañeras de Lily, siempre hemos sido conocedoras de la realidad de su sufrimiento, la hemos acompañado dándole apoyo y denunciando como los organismos que deben velar por que estas cosas no ocurran fallan, dejando a las personas desprotegidas. No obstante quienes han hecho público el suceso  han puesto en cuestión el trabajo de investigación a nivel judicial y policial y no han priorizado ni justicia para Lily ni castigo a los culpables. Nuestro silencio responde a la necesidad de hacer justicia, al respeto por nuestra compañera y a mantener el secreto del sumario y la investigación policial. Entendemos que la utilización de su muerte responde a intereses electorales y sensacionalistas, criminalizando a las prostitutas y sin preservar la intimidad de la víctima. Es una muestra de utilización tal que al filtrar la noticia tendrá  consecuencias contra quien se quiere proteger. Exigimos que no sea hable por Lily, ni por sus hijos,

El caso de nuestra compañera está en fase judicial y por lo tanto en secreto de sumario. Estudiamos responsabilizar judicialmente a todas aquellas personas que por acción u omisión, hayan obstruido una acción de la investigación en curso.

Como trabajadoras , como prostitutas libertarias exigimos respeto, que no se nos use para intereses indignos y más ante un caso tan grave y que la única voluntad de todas sea la de hacer justicia y respetar los derechos de las trabajadoras sexuales.

Putas libertarias

Associació Cultural el Raval