Declaración de la Federación Anarquista Uruguaya acerca de los sucesos en Nicaragua

El 19 de julio de 1979 (43 años después del inicio de la Revolución Española contra el golpe de Estado de Franco) triunfaba en Nicaragua una revolución de claro contenido popular. Se ponía fin así a la dictadura de 46 años de la familia Somoza, dueños de Nicaragua y personeros de Estados Unidos. Desde 1855, con la invasión del “filibustero” Walker, Nicaragua ha sido un enclave norteamericano, una especie de semi-colonia, un país “libre” e “independiente” sólo formalmente, donde el control de Estados Unidos era total en todas las actividades nicaragüenses.

El 19 de julio de 1979 (43 años después del inicio de la Revolución Española contra el golpe de Estado de Franco) triunfaba en Nicaragua una revolución de claro contenido popular. Se ponía fin así a la dictadura de 46 años de la familia Somoza, dueños de Nicaragua y personeros de Estados Unidos. Desde 1855, con la invasión del “filibustero” Walker, Nicaragua ha sido un enclave norteamericano, una especie de semi-colonia, un país “libre” e “independiente” sólo formalmente, donde el control de Estados Unidos era total en todas las actividades nicaragüenses.

La gesta de Sandino con su “Ejército Rebelde”, cuyo principal objetivo era expulsar a los marines norteamericanos puso en jaque dicha presencia entre 1926 y 1933. El asesinato de Sandino a manos de Anastasio Somoza, en una verdadera emboscada, a traición, derrota al Ejército Rebelde y triunfa la reacción más asquerosa y vil al servicio del imperialismo norteamericano.

Sin embargo, el pueblo nicaragüense continuó resistiendo. Con pequeñas acciones, incluso asesinando a Somoza, pero sin poder evitar que se entronara en dinastía su familia. Los Somoza eran dueños de media Nicaragua, literalmente. El resto del país estaba en manos de una lánguida burguesía y de los intereses yanquis. La Iglesia, siempre fiel aliada a los Somoza y al status quo.

La Resistencia Popular se fue encauzando hacia pequeñas guerrillas, hasta que en 1961 se forma el Frente Sandinista de Liberación Nacional, bajo el influjo de la Revolución Cubana, y con una perspectiva de desalojar a la dictadura de Somoza, independizar definitivamente al país y abrir un tránsito propio hacia el Socialismo. La incidencia del FSLN crecía a nivel popular: entre los estudiantes de la Universidad -donde fueron reclutados muchos de sus militantes- , organizando barriadas, a los campesinos y diversos sectores sociales.

Así se llega luego de un largo trecho de combates, donde el FSLN gana una inmensa legitimidad entre sectores del pueblo, a derrotar definitivamente a la dictadura. Se iniciaba un nuevo período en la vida del país, donde se instalaban cooperativas de campesinos, experiencias donde convivían la propiedad colectiva con la pequeña propiedad privada, se organizaban y fortalecían sindicatos y demás organizaciones populares…

La “contra”…

Pero Estados Unidos no aceptó la Revolución Sandinista. Lógicamente. Se alborotaba su “patio trasero”. Cundía un mal ejemplo, justo cuando América Central estaba en llamas con el auge de varias experiencias guerrilleras en ascenso, lo mismo que Colombia.

En 1981 asume Ronald Reagan la Presidencia de Estados Unidos, furibundo “anticomunista”. Dirige y organiza con su equipo de gobierno, la “contra” nicaragüense, es decir un ejército paramilitar, contraguerrillero, que hiciera las tareas de “guerra sucia” contra la Revolución Sandinista. Desde Honduras, histórica base en Centroamérica del imperialismo yanqui, las fuerzas de “la contra” invadían y atacaban Nicaragua, principalmente generando una guerra económica, arruinando cosechas, servicios públicos, pero también asesinando a hijos del pueblo para imponer el terror. Todo ello con el apoyo yanqui, que incluso quedó demostrado con el asunto “Irán -Contras”, por el cual EEUU le vendía armas a Irán (¿no está en el “eje del mal”?) para financiar a la “contra”. Una operación multimillonaria, ilegal, un negocio sucio para agredir al pueblo nicaragüense.

En esos años ’80 la Revolución Sandinista había hecho importantes progresos: la campaña de alfabetización -ejemplo en toda América Latina-, las cooperativas, la formación de las milicias para hacer frente a la “contra”. A su vez, el “gobierno provisorio” surgido de 1979, se va transformando en un gobierno donde pisa fuerte el FSLN, dejando algún grado de participación a sectores de la burguesía que formaban parte de la alianza para derrotar a Somoza. En 1984, en un hecho inédito, la Revolución realiza elecciones y sale electo Presidente Daniel Ortega, quien ya estaba integrando y era figura relevante del “gobierno revolucionario”.

En la lucha con la “contra” participaron y cayeron decenas de luchadores latinoamericanos, lo mismo que en el proceso revolucionario. La nicaragüense fue una revolución que concitó un gran apoyo y solidaridad latinoamericana. Compañeros de diversas tiendas políticas pelearon en los ’70 y ’80 en Nicaragua, muchos cayeron allí. Se defendía una revolución triunfante ante la amenaza y agresión del norte y de lo más rancio de la sociedad nicaragüense que intentaba volver al somocismo sin Somoza.

Pero los principales peligros estaban allí: una burguesía vivita y coleando, con sus medios de prensa, buena parte de sus propiedades intactas ya que no eran somocistas, pero buscaban un cambio de régimen, una democracia liberal aliada a EEUU, y también, el hecho de que el Sandinismo haya dejado vivos y en funcionamiento, mecanismos y dispositivos fundamentales propios del sistema capitalista: no sólo cierta propiedad privada. Estaba ahí entonces esa institución tan valiosa al sistema, las elecciones en el marco de la “democracia” burguesa. De ese modo se hipotecaba la Revolución. Entre otras cosas porque si el FSLN perdía las elecciones, la llamada revolución caía de un golpe. Un mecanismo, una red atrapante, de pleno dominio del sistema capitalista.

Y así fue, así ocurrió. En 1990, Violeta Chamorro gana las elecciones -con gran apoyo de EEUU- y pone fin al experimento revolucionario sandinista en curso. Se negoció el fin del conflicto armado con la “contra”, que en los hechos políticamente había triunfado. Se mantuvo parte del aparato militar sandinista en el Ejército de Nicaragua, el FSLN se transformó en partido político electoral y comenzó “la Piñata”, es decir, el asqueroso reparto de las propiedades (varias de ellas mansiones y empresas) de los ex somocistas que pasaron a manos de los líderes sandinistas. Algo de esto ya se venía dando en los años ’80, pero a partir de 1990 con el pretexto de que “se lo van a llevar otros” o “si no tenemos riqueza y poder nos van a matar”, la dirigencia sandinista se convirtió en una nueva burguesía y comenzó a pactar con los sectores que le fueron opositores y con “la contra”.

Varias fueron las elecciones en que el FSLN fue derrotado en los años ’90. Vimos como a inicios de los años 2000 el FSLN dejaba la bandera rojinegra y asumía el rosado como su color, y como Daniel Ortega se casaba por Iglesia con Rosario Murillo, siendo Monseñor Ovando y Bravo quien oficiara la ceremonia. Monseñor Ovando y Bravo, cardenal de Nicaragua, máxima expresión de la “contra” en los años ’80, pasaba ahora a ser un fiel aliado del actual Sandinismo.

La Nicaragua de Ortega

Daniel Ortega fue tejiendo alianzas con los ex miembros y líderes de la “Contra” y la Iglesia Católica, los sumó como “aliados coyunturales” para las elecciones de 2006, pero lo cierto es que han sido los sectores que han estado en la base del gobierno del matrimonio Ortega -Murillo desde hace 12 años.

No se puede negar: han ganado elecciones en forma consecutiva. Sin los clásicos fraudes tan comunes en América Latina hasta bien entrado el siglo XX. Pero esos triunfos electorales y el poder que concentra Ortega en sus manos, surgen de esas turbias alianzas con los sectores más reaccionarios de Nicaragua y de una fuerte alianza con el empresariado. Policlasismo puro y duro, “izquierda” y derecha entreveradas, la real política en extremo. Pero eso tiene sus consecuencias… “Cría cuervos y te arrancarán los ojos”, dice el refrán popular. Algo de eso hay.

Es innegable que se efectivizó algo de política reformista, que se tomaron medidas de fortalecimiento de proyectos cooperativos a nivel popular, que el gobierno cuenta con una base social de apoyo estimable, que se ha elevado en algo el nivel de vida, aunque Nicaragua sigue siendo el segundo país más pobre de América Latina. No podemos dejar de mencionar, aunque sea de paso, el papel de las maquilas, la instalación de centenares de fábricas de trasnacionales en zonas francas y donde la explotación y las condiciones de salubridad de los trabajadores es un episodio infame. Pero también es notoria la concentración de poder en el binomio Ortega -Murillo, que son ya parte activa del sistema capitalista, y que variadas figuras del FSLN histórico se han alejado de esa formación con posturas políticas diversas.

Pero los acontecimientos que se han desatado en los últimos meses han llamado poderosamente la atención sobre lo que se estaba incubando en Nicaragua. Ha estallado un verdadero volcán. Sin lugar a dudas, las victorias electorales del FSLN no podían esconder por mucho tiempo el descontento de sectores de la población que se iba arrastrando. Es más, estalla cuando el gobierno de Ortega afecta con una clara medida antipopular a las jubilaciones y las pensiones. Se desatan allí medidas de lucha de los estudiantes y de varios sectores populares.

Inmediatamente ocurren dos cosas: una feroz represión del aparato policial estatal y se suman a las movilizaciones los sectores de la burguesía. Rápidamente hay barricadas y fuertes enfrentamientos. Nada diferente a lo ocurrido en las constantes luchas del pueblo nicaragüense. Pero lo que ocurre ahora, más allá de toda la desinformación que llega en torno al tema, es que la derecha junto al espectro de penetración y acción imperial que va de organismos “humanitarios”, “democráticos” Comando Sur a agentes de la CIA sin más, se han montado a estas movilizaciones para generar la posibilidad de quitar a Ortega del gobierno.

De todas maneras a esta altura cabe preguntarse: si por más de una década de gobierno de Ortega no se dieron enfrentamientos importantes con la derecha y el imperio, si la política de Estados Unidos no hostigó y utilizó sus habituales técnicas contra este gobierno cuando sí lo hacía contra otros gobiernos “progresistas”. Porqué ahora. Porqué la ruptura de ese cierto romance con empresarios, Iglesia e imperio.

Hay factores geopolíticos estratégicos de poder del Imperio que están pesando en el puzle que implicaron el cambio de actitud. Tenemos ahí la construcción del canal interoceánico con capitales chinos, vinculado a su estrategia de expansión económico-política. También la estación de investigación electrónica rusa instalada en Managua.

Debemos ser precisos y separar las cosas: por un lado, es claro que EEUU pretende debilitar a todo gobierno latinoamericano que no se alinee a su política exterior. Hace tiempo que EEUU viene operando en Nicaragua en relación al gobierno de Ortega es sólo que ahora ya este gobierno no le es útil y hasta tiene líneas internacionales que no son de su agrado. Es lógico también que la burguesía y los sectores latifundistas del campo se movilicen contra cualquier tibia medida que favorezca en algo a los sectores populares. Tenemos claros ejemplos en nuestro país; recientes.

Ante el ataque de la derecha y EEUU, ¿hay que salir a defender este proceso? No. Él no tiene nada que ver con los de abajo. Por supuesto que el imperio y la derecha vienen en malón contra los intereses populares y por el quite de aquellas reformas tibias, que significaron apoyo a gobiernos “progresistas” y con ello la contención que el sistema necesitaba en tal coyuntura. Ya no tolera gobiernos redistributivos de “capitalismo con rostro humano”. Considera que la etapa de más peligro ya pasó. Quiere tal vez otro Ortega que haga más rápido los mandados del F.M.I., del imperio y la derecha en general. Que no trabaje tanto para sí mismo. No hay en esta disyuntiva ninguna causa popular en juego.

No caben aquí medias tintas ni hipocresías políticas. Tampoco esas “tácticas” de cubrir infamias y atrocidades porque se estime que ese gobierno tiene un lejano pasado de izquierda. Este gobierno se identifica totalmente con el capitalismo y su línea neoliberal. Ejerce dictadura brutal, tortura, asesina y desaparece gente del pueblo en lucha. Gente de esos barrios obreros y altamente empobrecidos que dicen ¡basta!. Militantes entregados a la causa de la Revolución Sandinista, que lucharon en todos los frentes y arriesgaron su vida por ella hoy se angustian por lo que ocurre y que es la negación total de aquello por lo que lucharon.

La lucha vinculada a los verdaderos intereses populares, de los de abajo, está en otro lado, en otro camino. El pueblo nicaragüense independiente aspira a una vida mejor, lucha contra todas las medidas e injusticias vengan de donde vengan, como todos los pueblos.

Por más que estén entreveradas las barajas en este conflicto, los anarquistas de FAU siempre hemos propulsado la construcción de Poder Popular por fuera y contra del Estado y todos los dispositivos sistémicos que lo sostienen, por fuera de las lógicas electorales burguesas, porque allí no se disputa poder, sino que allí se inserta y se transa con el poder real. Por estas vías ningún gobierno, ningún proceso social–político va a construir el Socialismo ni va a derribar al Capitalismo.

Por eso, la alternativa, la de los de abajo, es la lucha, es la construcción de un Pueblo Fuerte en un proceso hacia el auténtico Poder popular. Y no hay otra. Son momentos entreverados, confusos, donde igualmente surgen espacios para la acción anticapitalista consecuente. Con estrategia y tácticas que hundan sus manos en los procesos y coyunturas presentes, pero con una perspectiva social de cambio profundo por delante. Los pueblos han buscado y buscarán alternativas de cambio ante la cruel situación en que viven, pero cuando eligen, bajo la influencia de los conocidos de siempre, el camino de las urnas todo el futuro está muerto.

Con el pueblo de Nicaragua y su autodeterminación.

Por un proceso consecuente con el cambio de las relaciones sociales. Donde el pueblo vaya decidiendo su futuro en la pelea de todos los días.

¡Arriba los que luchan!

Mira també:
http://federacionanarquistauruguaya.uy/declaracion-de-la-federacion-anarquista-uruguaya-acerca-de-los-sucesos-en-nicaragua/
http://federacionanarquistauruguaya.uy 

La gesta de Sandino con su “Ejército Rebelde”, cuyo principal objetivo era expulsar a los marines norteamericanos puso en jaque dicha presencia entre 1926 y 1933. El asesinato de Sandino a manos de Anastasio Somoza, en una verdadera emboscada, a traición, derrota al Ejército Rebelde y triunfa la reacción más asquerosa y vil al servicio del imperialismo norteamericano.

Sin embargo, el pueblo nicaragüense continuó resistiendo. Con pequeñas acciones, incluso asesinando a Somoza, pero sin poder evitar que se entronara en dinastía su familia. Los Somoza eran dueños de media Nicaragua, literalmente. El resto del país estaba en manos de una lánguida burguesía y de los intereses yanquis. La Iglesia, siempre fiel aliada a los Somoza y al status quo.

La Resistencia Popular se fue encauzando hacia pequeñas guerrillas, hasta que en 1961 se forma el Frente Sandinista de Liberación Nacional, bajo el influjo de la Revolución Cubana, y con una perspectiva de desalojar a la dictadura de Somoza, independizar definitivamente al país y abrir un tránsito propio hacia el Socialismo. La incidencia del FSLN crecía a nivel popular: entre los estudiantes de la Universidad -donde fueron reclutados muchos de sus militantes- , organizando barriadas, a los campesinos y diversos sectores sociales.

Así se llega luego de un largo trecho de combates, donde el FSLN gana una inmensa legitimidad entre sectores del pueblo, a derrotar definitivamente a la dictadura. Se iniciaba un nuevo período en la vida del país, donde se instalaban cooperativas de campesinos, experiencias donde convivían la propiedad colectiva con la pequeña propiedad privada, se organizaban y fortalecían sindicatos y demás organizaciones populares…

La “contra”…

Pero Estados Unidos no aceptó la Revolución Sandinista. Lógicamente. Se alborotaba su “patio trasero”. Cundía un mal ejemplo, justo cuando América Central estaba en llamas con el auge de varias experiencias guerrilleras en ascenso, lo mismo que Colombia.

En 1981 asume Ronald Reagan la Presidencia de Estados Unidos, furibundo “anticomunista”. Dirige y organiza con su equipo de gobierno, la “contra” nicaragüense, es decir un ejército paramilitar, contraguerrillero, que hiciera las tareas de “guerra sucia” contra la Revolución Sandinista. Desde Honduras, histórica base en Centroamérica del imperialismo yanqui, las fuerzas de “la contra” invadían y atacaban Nicaragua, principalmente generando una guerra económica, arruinando cosechas, servicios públicos, pero también asesinando a hijos del pueblo para imponer el terror. Todo ello con el apoyo yanqui, que incluso quedó demostrado con el asunto “Irán -Contras”, por el cual EEUU le vendía armas a Irán (¿no está en el “eje del mal”?) para financiar a la “contra”. Una operación multimillonaria, ilegal, un negocio sucio para agredir al pueblo nicaragüense.

En esos años ’80 la Revolución Sandinista había hecho importantes progresos: la campaña de alfabetización -ejemplo en toda América Latina-, las cooperativas, la formación de las milicias para hacer frente a la “contra”. A su vez, el “gobierno provisorio” surgido de 1979, se va transformando en un gobierno donde pisa fuerte el FSLN, dejando algún grado de participación a sectores de la burguesía que formaban parte de la alianza para derrotar a Somoza. En 1984, en un hecho inédito, la Revolución realiza elecciones y sale electo Presidente Daniel Ortega, quien ya estaba integrando y era figura relevante del “gobierno revolucionario”.

En la lucha con la “contra” participaron y cayeron decenas de luchadores latinoamericanos, lo mismo que en el proceso revolucionario. La nicaragüense fue una revolución que concitó un gran apoyo y solidaridad latinoamericana. Compañeros de diversas tiendas políticas pelearon en los ’70 y ’80 en Nicaragua, muchos cayeron allí. Se defendía una revolución triunfante ante la amenaza y agresión del norte y de lo más rancio de la sociedad nicaragüense que intentaba volver al somocismo sin Somoza.

Pero los principales peligros estaban allí: una burguesía vivita y coleando, con sus medios de prensa, buena parte de sus propiedades intactas ya que no eran somocistas, pero buscaban un cambio de régimen, una democracia liberal aliada a EEUU, y también, el hecho de que el Sandinismo haya dejado vivos y en funcionamiento, mecanismos y dispositivos fundamentales propios del sistema capitalista: no sólo cierta propiedad privada. Estaba ahí entonces esa institución tan valiosa al sistema, las elecciones en el marco de la “democracia” burguesa. De ese modo se hipotecaba la Revolución. Entre otras cosas porque si el FSLN perdía las elecciones, la llamada revolución caía de un golpe. Un mecanismo, una red atrapante, de pleno dominio del sistema capitalista.

Y así fue, así ocurrió. En 1990, Violeta Chamorro gana las elecciones -con gran apoyo de EEUU- y pone fin al experimento revolucionario sandinista en curso. Se negoció el fin del conflicto armado con la “contra”, que en los hechos políticamente había triunfado. Se mantuvo parte del aparato militar sandinista en el Ejército de Nicaragua, el FSLN se transformó en partido político electoral y comenzó “la Piñata”, es decir, el asqueroso reparto de las propiedades (varias de ellas mansiones y empresas) de los ex somocistas que pasaron a manos de los líderes sandinistas. Algo de esto ya se venía dando en los años ’80, pero a partir de 1990 con el pretexto de que “se lo van a llevar otros” o “si no tenemos riqueza y poder nos van a matar”, la dirigencia sandinista se convirtió en una nueva burguesía y comenzó a pactar con los sectores que le fueron opositores y con “la contra”.

Varias fueron las elecciones en que el FSLN fue derrotado en los años ’90. Vimos como a inicios de los años 2000 el FSLN dejaba la bandera rojinegra y asumía el rosado como su color, y como Daniel Ortega se casaba por Iglesia con Rosario Murillo, siendo Monseñor Ovando y Bravo quien oficiara la ceremonia. Monseñor Ovando y Bravo, cardenal de Nicaragua, máxima expresión de la “contra” en los años ’80, pasaba ahora a ser un fiel aliado del actual Sandinismo.

La Nicaragua de Ortega

Daniel Ortega fue tejiendo alianzas con los ex miembros y líderes de la “Contra” y la Iglesia Católica, los sumó como “aliados coyunturales” para las elecciones de 2006, pero lo cierto es que han sido los sectores que han estado en la base del gobierno del matrimonio Ortega -Murillo desde hace 12 años.

No se puede negar: han ganado elecciones en forma consecutiva. Sin los clásicos fraudes tan comunes en América Latina hasta bien entrado el siglo XX. Pero esos triunfos electorales y el poder que concentra Ortega en sus manos, surgen de esas turbias alianzas con los sectores más reaccionarios de Nicaragua y de una fuerte alianza con el empresariado. Policlasismo puro y duro, “izquierda” y derecha entreveradas, la real política en extremo. Pero eso tiene sus consecuencias… “Cría cuervos y te arrancarán los ojos”, dice el refrán popular. Algo de eso hay.

Es innegable que se efectivizó algo de política reformista, que se tomaron medidas de fortalecimiento de proyectos cooperativos a nivel popular, que el gobierno cuenta con una base social de apoyo estimable, que se ha elevado en algo el nivel de vida, aunque Nicaragua sigue siendo el segundo país más pobre de América Latina. No podemos dejar de mencionar, aunque sea de paso, el papel de las maquilas, la instalación de centenares de fábricas de trasnacionales en zonas francas y donde la explotación y las condiciones de salubridad de los trabajadores es un episodio infame. Pero también es notoria la concentración de poder en el binomio Ortega -Murillo, que son ya parte activa del sistema capitalista, y que variadas figuras del FSLN histórico se han alejado de esa formación con posturas políticas diversas.

Pero los acontecimientos que se han desatado en los últimos meses han llamado poderosamente la atención sobre lo que se estaba incubando en Nicaragua. Ha estallado un verdadero volcán. Sin lugar a dudas, las victorias electorales del FSLN no podían esconder por mucho tiempo el descontento de sectores de la población que se iba arrastrando. Es más, estalla cuando el gobierno de Ortega afecta con una clara medida antipopular a las jubilaciones y las pensiones. Se desatan allí medidas de lucha de los estudiantes y de varios sectores populares.

Inmediatamente ocurren dos cosas: una feroz represión del aparato policial estatal y se suman a las movilizaciones los sectores de la burguesía. Rápidamente hay barricadas y fuertes enfrentamientos. Nada diferente a lo ocurrido en las constantes luchas del pueblo nicaragüense. Pero lo que ocurre ahora, más allá de toda la desinformación que llega en torno al tema, es que la derecha junto al espectro de penetración y acción imperial que va de organismos “humanitarios”, “democráticos” Comando Sur a agentes de la CIA sin más, se han montado a estas movilizaciones para generar la posibilidad de quitar a Ortega del gobierno.

De todas maneras a esta altura cabe preguntarse: si por más de una década de gobierno de Ortega no se dieron enfrentamientos importantes con la derecha y el imperio, si la política de Estados Unidos no hostigó y utilizó sus habituales técnicas contra este gobierno cuando sí lo hacía contra otros gobiernos “progresistas”. Porqué ahora. Porqué la ruptura de ese cierto romance con empresarios, Iglesia e imperio.

Hay factores geopolíticos estratégicos de poder del Imperio que están pesando en el puzle que implicaron el cambio de actitud. Tenemos ahí la construcción del canal interoceánico con capitales chinos, vinculado a su estrategia de expansión económico-política. También la estación de investigación electrónica rusa instalada en Managua.

Debemos ser precisos y separar las cosas: por un lado, es claro que EEUU pretende debilitar a todo gobierno latinoamericano que no se alinee a su política exterior. Hace tiempo que EEUU viene operando en Nicaragua en relación al gobierno de Ortega es sólo que ahora ya este gobierno no le es útil y hasta tiene líneas internacionales que no son de su agrado. Es lógico también que la burguesía y los sectores latifundistas del campo se movilicen contra cualquier tibia medida que favorezca en algo a los sectores populares. Tenemos claros ejemplos en nuestro país; recientes.

Ante el ataque de la derecha y EEUU, ¿hay que salir a defender este proceso? No. Él no tiene nada que ver con los de abajo. Por supuesto que el imperio y la derecha vienen en malón contra los intereses populares y por el quite de aquellas reformas tibias, que significaron apoyo a gobiernos “progresistas” y con ello la contención que el sistema necesitaba en tal coyuntura. Ya no tolera gobiernos redistributivos de “capitalismo con rostro humano”. Considera que la etapa de más peligro ya pasó. Quiere tal vez otro Ortega que haga más rápido los mandados del F.M.I., del imperio y la derecha en general. Que no trabaje tanto para sí mismo. No hay en esta disyuntiva ninguna causa popular en juego.

No caben aquí medias tintas ni hipocresías políticas. Tampoco esas “tácticas” de cubrir infamias y atrocidades porque se estime que ese gobierno tiene un lejano pasado de izquierda. Este gobierno se identifica totalmente con el capitalismo y su línea neoliberal. Ejerce dictadura brutal, tortura, asesina y desaparece gente del pueblo en lucha. Gente de esos barrios obreros y altamente empobrecidos que dicen ¡basta!. Militantes entregados a la causa de la Revolución Sandinista, que lucharon en todos los frentes y arriesgaron su vida por ella hoy se angustian por lo que ocurre y que es la negación total de aquello por lo que lucharon.

La lucha vinculada a los verdaderos intereses populares, de los de abajo, está en otro lado, en otro camino. El pueblo nicaragüense independiente aspira a una vida mejor, lucha contra todas las medidas e injusticias vengan de donde vengan, como todos los pueblos.

Por más que estén entreveradas las barajas en este conflicto, los anarquistas de FAU siempre hemos propulsado la construcción de Poder Popular por fuera y contra del Estado y todos los dispositivos sistémicos que lo sostienen, por fuera de las lógicas electorales burguesas, porque allí no se disputa poder, sino que allí se inserta y se transa con el poder real. Por estas vías ningún gobierno, ningún proceso social–político va a construir el Socialismo ni va a derribar al Capitalismo.

Por eso, la alternativa, la de los de abajo, es la lucha, es la construcción de un Pueblo Fuerte en un proceso hacia el auténtico Poder popular. Y no hay otra. Son momentos entreverados, confusos, donde igualmente surgen espacios para la acción anticapitalista consecuente. Con estrategia y tácticas que hundan sus manos en los procesos y coyunturas presentes, pero con una perspectiva social de cambio profundo por delante. Los pueblos han buscado y buscarán alternativas de cambio ante la cruel situación en que viven, pero cuando eligen, bajo la influencia de los conocidos de siempre, el camino de las urnas todo el futuro está muerto.

Con el pueblo de Nicaragua y su autodeterminación.

Por un proceso consecuente con el cambio de las relaciones sociales. Donde el pueblo vaya decidiendo su futuro en la pelea de todos los días.

¡Arriba los que luchan!

Mira també:
http://federacionanarquistauruguaya.uy/declaracion-de-la-federacion-anarquista-uruguaya-acerca-de-los-sucesos-en-nicaragua/
http://federacionanarquistauruguaya.uy 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s