No son cinco, la manada es el Sistema.

Ivich Ivanovich

Ayer tuve una interesante conversación con un amigo en la que me preguntaba cómo conjugo mi posicionamiento político anticarcelario con esa rabia ante la sentencia de la Manada. La conversación fue larga y compleja, no la voy a reproducir aquí, pero intento resumirlo.

Yo no quiero prisión permanente ni para el peor de mis enemigos, lo que quiero es que no existan esos monstruos, aunque eso no está en mi mano, claro. Yo quiero el fin de las cárceles y eso no va a cambiar ahora.
El tema con la sentencia, con todo el proceso, no es que sean pocos años, los que hemos estado en la cárcel sabemos que un solo día allí dentro ya es una eternidad, sino la visión que queda ante toda la sociedad de que esa agresión sexual, y por ende cualquier otra, no es una violación sino un abuso. No se trata de la condena, aunque odio a esos infraseres, sino del mensaje que se envía en pleno s. XXI en este país nacional-católico dominado por el Opus, junto con la percepción de que si una mujer no se resiste en el momento de la violación, aún poniendo en riesgo su vida, la cosa es medio consentida. Que si estás bebida, el problema eres tú y no quien abusa de tu estado y que, si después de la violación, pasado el tiempo, no estás y te muestras ante los ojos que te escrutan derrotada, vencida, humillada y muerta en vida, es que en el fondo eres una guarrilla y te lo merecías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s