A PROPÓSITO DE LA NUEVA MEZQUITA EN NOU BARRIS.

Demasiado está dando que hablar algo que en otros tiempos ni siquiera hubiese levantado susurros.

Una veintena de vecinos de la calle Japó siguen saliendo cada tarde-noche a la calle, con sus caceroladas para protestar contra la apertura de la casa de culto “mezquita” musulmana.

Que la calle sea estrecha y pequeña -como aducen esos vecinos- no es un motivo sino una excusa islamófoba porque en la misma calle ya existe una iglesia evangelista y nadie se quejó cuando la abrieron.

¿Por qué tanta cacerolada, entonces?
Porque detrás de esa veintena de vecinos islamófobos, están azuzándolos partidos políticos de extrema derecha como Plataforma x Cataluña (embrión de C’s), Falange Española y Democracia Nacional, partidos neonazis islamófobos, formados por elementos peligrosos, incultos y perniciosos que, como suelen decir entre ellos “salen a cazar en manada” (a cazar, vagabundos, transexuales, prostitutas, gays, punkis, anarquistas, okupas, musulmanes y cualesquiera diferente a la “pura” -según ellos- “raza española fascista”)
El pasado viernes 12 de mayo, sin ir más lejos, cuando todo el Movimiento Vecinal de Nou Barris convocaba en Via Julia una concentración en apoyo a la comunidad musulmana, a favor de la convivencia, la tolerancia y contra el fascismo y la xenofobia, los partidos de extrema derecha antes citados (Plataforma x Cataluña “C’s”, Falange Española y Democracia Nacional), trajeron al barrio una “manada” de 15 energúmenos analfabetos, ataviados con vestimentas neonazis, fascistas y xenófobas, armados con bates de beisbol
(daban pánico según algunos vecinos presenciales) que estuvieron refugiados y protegidos por los Mossos d’Esquadra en el bar que hace esquina en las calles Japó y Sant Francesc Xavier.
Quienes vinieron en actitud provocativa y armados con bates de beisbol, fuernon la “manada” de energúmenos analfabetos neonazis, pero los que recibieron algún que otro empujón y algún que otro golpe por parte de los Mossos d’Esquadra, fueron las vecinas de Nou Barris, armadas como siempre de sus manos, sus gritos y su razón.
Como de costumbre, los Mossos d’Esquadra, demostraron existir para defender los intereses de sus amos y para atacar, como siempre, al pueblo, que con sus impuestos, mantiene sus salarios.
Nou Barris ha sido desde siempre un distrito de acogida, puntero en aquella campaña de “Papeles para Todos”, en el distrito conviven con tranquilidad, españolles, catalanes, latinoamericanos, centroeuropeos, indios, paquistanís, árabes, chinos, africanos…
Defiendo la tolerancia y la convivencia y rechazo la “integración” que pretenden las administraciones públicas, porque cada pueblo tiene su cultura. Respeto, aunque no comparto todas las creencias religiosas -a menudo impuestas- porque forman parte de la cultura de cada pueblo.
Como anarquista, del mismo modo que no defiendo una iglesia cristiana, sea de la derivación que sea, tampoco defiendo una mezquita musulmana.
Esa veintena de vecinos de la calle Japó siguen haciendo sus caceroladas de protesta, azuzados por un vecino de Democracia Nacional, sin embargo, jamás se les ha visto en la calle protestando en caceroladas porque el Estado les roba para pagar a la Iglesia Católica, ni por la Sanidad Pública, ni por la Escuela Pública, ni por las pensiones, ni por el paro, ni… por nada… Ni se les oyó cuando las caceroladas contra la guerra de Irak.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s